15 de abril de 2017

Ras-Ras-Rasputin, Hermitage y gorros sintéticos (R 8)

Sábado (Santo), 15 de Abril de 2017


Hoy es del "Día de Hermitage", particularmente para el Peda, amante del arte en extremo, que se desmarca del grupo y entra a las 10:30 (nosotros nos unimos a las 15:00) y por fin salimos todos cuando cierran, a las 1800. El resto nos lanzamos a callejear la ciudad en un día glorioso y soleado, de cielos azules y canales rodeados de nieve primavera. 

Nuestro primer destino es detrás del casa, la Catedral de San Isaac. Aquí no nos las prometemos tan felices-en lo referente al tiempo-porque aseguro que en la cúpula pasamos unos momentos de rasca bien severos. Hay que acceder vía unas escaleras de caracol de piedra y ya al final lo que parece casi una pasarela, y por fin accedes a ese mirador de la ciudad, donde intentas localizar los sitios donde te has perdido los días anteriores (en particular, dónde estará la tienda de los donuts?). Creo que algo nieva, pero lo que se recuerda es el viento. 

Al bajar pasamos por la plaza de su nombre, y al fondo está el Palacio Mariinsky. Cruzamos el río Moyka y caminamos por su orilla, dejando maravillosos edificios a los lados (y coches como los que os incluyo: me dan nostalgia de mi primer coche heredado Seat 124 de la universidad) y ahí está el Palacio Yusupov, donde mataron en principio a Rasputin. 


Río Moyka
El que pueda seguir el divague de aquí en adelante sin la sintonía de fondo de Boney M. (Ra-Ra-Rasputin, Russia´s greatest love machine), tiene mis felicitaciones (o es muy joven!). Rasputin es uno de esos personajes fascinantes que una se pregunta, ya desde la salud mental, dónde se situaría hoy en día. Monje visionario siberiano, no queda claro lo que es mito y leyenda en su biografía, empezando por su infancia de familia de labriegos numerosa con casi solo él como superviviente, su iluminación y posteriores viajes a San Petersburgo, donde vendió la moto a aristócratas y así es como llegó a la corte del zar Nicolás II y la zarina Alexandra. Ya puestos, como el hijo de los zares Alexei (ay, cómo me gustan estos nombres alexandrescos) tenía hemofilia sin cura en la época se erigió como sanador del niño, y su poder aún aumentó más. En un punto tuvo una visión que el zar debía ir al frente en la guerra, y... el zar el fue! Esto le dejó solo con Alexandra, que era de origen anglogermánico, luego sospechosa, y los aristócratas que quedaron pululantes desde luego no lo vieron con buenos ojos. 


Porque no solo era su influencia política, luego estaba la particular visión de Rasputin sobre cómo sobrellevar el pecado: más vodka y orgías! "El camino del exceso conduce a la sabiduría", pero en monje de ojos idos. La leyenda de sus intereses amatorios (y del tamaño de su pene) ha sido tan extendida que hasta Tiovin me recrimimó no haber entrado en el Palacio Yusupov, donde el pobre cree que tienen su pene embalsamado. Lo cierto es que nadie sabe qué paso con el pene de Ras-Ras-Rasputin tras aquella noche en la que su asesinato en este palacio se convirtió por supuesto en otro mito. Que si le intentaron envenenar con pasteles, luego vino, que si le dispararon, que si lo tiraron al Neva... todo esto no queda claro si con o sin miembro. Al final, parece que la zarina lo enterró en  Tsarskoye Selo, el otro palacio magnificient que no visitamos (sobredosis, o empacho habría sido el nombre de la dolencia), que lo desenterraron y quemaron cuando la Revolución.... en fin. Que no sé, pero que parece que el museo de la Erótica de San Petersburgo ha comprado la verga a un francés recientemente y que ahí se exhibe. Pero no, Tiovin: no fuimos al museo de la Erótica, cómo explicarte. 


En el siguiente puente por el que desandamos el Moyka hay una pequeña comitiva bodorrio donde los integrantes se esfuerzan en atar un candado que luego tirarán al agua.  En estos momentos solo tengo ojos para el vestidito de la novia (todo lo que no supere las 4 capas de damarttermolactiles me parecerá telilla en San Petersburgo), no para mi usual chapa de los montes de candados oxidados en algún vertedero del planeta. 

Y aquí me pierdo, porque asegura internet que en la esquina de Bolshaya Morskaya Ulitsa está otro de esos maravillosos edificios comunistas que me gustan a mí solo, pero no logro dar con su historia. Desde fuera, solo pude hacerle fotos a lo que más bien parecía una harinera en desuso. En una página he encontrado que en 1929 el edificio fue reconstruído (de qué?) por Greenberg y Raytsa, y que alojó la "House of Culture and Technology Communication Workers", más tarde rellamado "The Palace" que tenía un cine, clubs y biblioteca.  En otros sitios lo llaman "Red Dawn Labs". No lo sé, pero me gusta y quiero saber!






Giramos a la derecha hacia la isla de Nueva Holanda. Según Parras, será el nuevo Brixton Village, una isla rodeada de canales donde parece ser que en verano-esa entelequia-la gente se puede venir aquí a tomarse unas cervezas y unos pintxos. De momento, hay un par de chiringuitos que deben vender café para que te lo tomes en las sillas reclinables sobre la nieve. De verdad que el sol es magnífico y si no estuviéramos así, sin frío ni calor (0 celsius), igual me animaría... pero en este caso optamos por una especie de cafetería muy chula y atmosférica que está bajo unos arcos donde nos tomamos nuestros reconstituyentes (a mejor manera de llamar a los calorígenos) y comemos algo. Estamos muy a gusto. 




Volvemos caminando hacia el Neva y deshacemos la "U" que estamos haciendo por la orilla inglesa (English Embankment). El Neva es un río verdaderamente espectacular: enorme, azul, casi parece el mar. Nunca he tenido la suerte de vivir junto al mar, y mis dos principales ciudades son muy de río: Vetusta y Londinium. Los que me fascinan son los de montaña, cómo olvidar dormir junto al jaleo maravilloso del río de Lucerna, o bañarme entre los pedruscos del Segre, pero el Neva no desmerece, pese a que sus aguas no estén locas. Allá al fondo, muy lejos, sigue la ciudad, y casi podría ser otro país. La sensación al pasear es casi de "estamos en medio de la nada", porque casi no hay gente, los edificios parecen fantasmas... esto no es el South Bank del Támesis, o La Seine, o las riberas del Ebro donde tras recuperarlas pasará alguna bicicleta: en absoluto. Aquí te sientes en un escenario fastuoso sin actores.



Terminamos en el Hermitage, donde está el Peda. Allí entendemos dónde están todos en esta ciudad: allí dentro. El guardarropa es un pasillo con arcos que se suceden en secciones y secciones. El Museo, qué os puedo decir: impresionante. En primer lugar, porque es el Palacio de Invierno, así que te ves un Peterhof sin darte cuenta. Nota: aquí tenéis viajes virtuales (click a "Begin the tour"), que os darán una idea de lo que hablamos. Solo muestra de las bestiales escalinatas que suben a primer nivel:






Vagamos por las distintas estancias: mi primer objectivo es encontrar el cuadro favorito del mundo mundial de nuestra artista-residente Cesita, "El retorno del hijo pródigo" de Rembrandt. Aquí está: gracias Cesi (como vengo diciendo, gran objetivo de este blog es vampirizar a los divagantes). Rembrandt en general es todo él maravilloso, aquí toda la sala en detalle, impresionante, pero en particular el cuadro "Sagrada Familia con ángeles", con la Virgen con un libro me parece tan bonito... una imagen tan natural, tan de hoy: una madre que atiende al bebé enmedio de sus lecturas! 

Por supuesto muy fan de la sala española, donde tienen un montón de Velázquez, Murillos, Zurbarán, algún Greco, y, según ellos, un Goya, que Lux ya nos lo desmontó por aquí. Y por supuesto, también los Leonardos, con Servicios Sociales a la puerta, alarmados por el pobre Yísus obeso.  

En fin, que sugiero zambullirse en la gran página del Hermitage que he estado enlazando y disfrutar. Nosotros salimos extasiados a las calles, y vamos poco a poco volviendo a casa. Hablamos con unos españoles que se han animado a comprarse "el gran gorro". A mí me han faltado arrestos. A ver, que una es mucho de gorro, pero al llegar a este país se siente un tanto intimidada: de conejo, de zorro... el precio va aumentando según la nobleza del animal. Pero además, dónde voy yo en Londinium con un conejo en la cabeza! Igual me disparan los de la cornucopia desde su caballo creyendo que soy un fox (que lo soy. Nota: en inglés fox es una tía buena, ha!). Luego están los sintéticos, que yo ya les tenía el ojo echado... resulta que la madre medio autista de un compa de Mini lleva en invierno este modelo en marrón (lo tienes hasta en rosa, el típico de Omar Shariff, pero con la hoz y el martillo en medalla ahí al frente). Yo alucinaba, y solo recientemente se me ocurrió que se lo compró de turismo (vs. propaganda abierta en las verjas escolares). Bien, pues aquel chico se había hecho con el sintético por 600 rublos, y yo re-sopesé pero... de verdad me lo iba a poner para ir al colegio? No terminaría en un cajón para una noche de decadencia donde el tema fuera "vodka con limón". Así que, respiro al planeta, want not waste not, ese rollo.


Ritual visita at super y cenamos en casa, la tortilla de ayer, que de víspera es como mejor sabe...

















14 comentarios:

  1. ¡Lo que son las coincidencias, Di, no te lo vas a creer!

    Entre mis grandes amigos peterburgueses está el director del catastro de dicha ciudad y arquitecto Lдdrilli Ceшentѳf. ¿Y a quién te crees que acabo de telefonear para resolver tus dudas u órdenes para mí? Efectivamente, a Lдdrilli.

    Naturalmente, yo ya sabía TODO sobre ese edificio, pero quería comprobar si Lдdrilli controla de lo suyo.

    Te transcribo la conversación:

    —¡Lдdrilli, oso pedo, barnacla cuellirroja beoda, mona con mona, oveja de las nieves ahumada…!

    —¡¡Luxindex… ¡¿Pero eres tú?! ¡No me lo puedo creer, qué alegría más grand…

    —Lдdrilli, corta el rollo, al grano: ¿tú conoces que hubo antes en el nº 58 de la calle Bolshaya Morskaya?

    —Sí. Aunque poca gente lo sabe, antes era…

    Y he colgado, claro; ¡no, si te parece voy a aguantar que Lдdrilli me dé la chapa de lo que conozco mejor que él! En fin…

    Aunque ya sabes, Di, qué opino sobre la arquitectura soviética aplaudo tu perspicacia al reparar en el, sin duda, edificio más curioso de la Ulitsa de Bolshaya Morskaya. Es un edificio singular, extraño, ¿verdad? Tiene su porqué.

    Efectivamente, si, como bien dices, parece una harinera, o silo, o granero, es porque lo fue; fue granero, pero de almas.

    El cuerpo que sobresale en altura es lo que queda del campanario que tuvo la neorománica iglesia de San Pedro (protestante).

    Dicha iglesia se construyó entre 1862-65 según el proyecto, dicen, de G. A. Bosse (arquitecto que desconozco, entre otras cosas porque nunca ha existido; en la Red lo confunden con Harald Julius von Bosse); la ejecución la concluyó David Ivanovich Grimm, pues Bosse se retiró (mala salud) en 1863.

    Además del preceptivo campanario mencionado, la iglesia contaba en su segundo piso con un airoso salón de oración (cabían más de 1 000 fieles) con dos niveles de ventanas. El primer piso lo ocupaba una escuela y la vivienda del pastor.

    Pero el tiempo, chino, chano, fue pasando y poco después, en 1872, la iglesia se incendió. En dos años, y respetando la traza anterior, fue restaurada por el ecléctico Karl Karlovich Rachau.

    En 1929 la iglesia fue cerrada, y entre 1932-40 (es decir, no en 1929 como se dice en la imagen de la Getty que nos enlazas sino tres años después) los perfectamente desconocidos arquitectos P. M. Grinberg, G. S. Rayts la reconstruyeron para acomodar la Casa de la Cultura de los Trabajadores de Correos, edificio que hoy es conocido como El palacio.

    Pero mejor es verlo:

    1. Aquella iglesia

    2. Otra fotografía de la iglesia antes de ser transformada

    3. El edificio, hoy (by Di, que diría Mini).

    4. Detalle de la ornamentación en la actualidad

    Lo que más me llama la atención es la canónica ábside anterior reconvertida en rarísima (¿fea, bonita?) cuádruple balconada civil.

    Por cierto, en tus fotos, Di, se observa que los tres niveles superiores de esa balconada están doble o triplemente protegidos con malla verde de obra. Hum… Eso significa que la balaustrada (armada con vástago de hierro y éste oxidándose) se está desmoronando. Si el primer cuerpo sólo tiene una mano de esa malla es porque el peligro de desprendimientos es menor “gracias” a que en el pasado algún bruto decidió, aquí paz y después gloria, macizar el pretil.

    Por último, en cuanto a la NUTRIA DE RASPUTÍN ¡haberme preguntado, mujer! Es un tema que tengo muy, pero que muy, trabajado. Además un gran amigo mío es mamporrero de toda la vida y de su buena tinta sé qué… Bueno, dejémoslo, que ésa es otra historia.

    ResponderEliminar
  2. Al que conocí personalmente fue al nieto del encargado de la obra, un tal Currentis Salvatoris. Imposible localizar datos sobre él, pues los personajes secundarios nunca saldremos en los libros de Historia. Mejor.
    El tal Salvatoris, original de Sicilia, fue un hombre trabajador y testarudo. Mantuvo a lo largo de su vida una relación tormentosa con arquitectos y políticos.
    Vamos, que hacía lo que le daba la gana.
    La cuestión estaba en que era muy rápido, hábil en el manejo de los obreros proletarios y un gran orador que enervaba a las masas de albañiles con su potente bozarrón. Normalmente a la hora de comer.
    Compañeros ! , de qué estamos hechos ?, cual es el material que constituye nuestra alma ?, no hay pelotas a hacer una torre más alta que la del pueblo de al lado !.
    ...
    Entre arenga y arenga, los obreros, decoradores, tallistas y revocadores, entraban en una especie de éxtasis productivo, y aquello avanzaba que no veas.
    Un poco desordenado, eso sí, pero con tal potencia creativa que tan sólo la intervención directa de un destacamento de cosacos era capaz de parar el delirio productivo.
    Luego venían los famosos arquitectos que nombra Lux, levantaban y firmaban los planos de lo que ya estaba construido, y se iban a beber vodka con el sempiterno comisario político que todo lo revestía de solemnidad oficial.
    ...
    En realidad esos edificios se deben a quienes lo construyeron de verdad, vaciando bodegas próximas y alzando su voz frente al destino en mañanas frías alrededor de una hoguera improvisada.
    Agradezco a Lux que nos ilustre con la versión oficial registrada en anaqueles de registros administrativos.
    Pero no.
    Siempre hay otra versión, mucho más real.
    Los edificios los levantan los que más madrugan y llegan primero a la obra.
    Los que primero llegan y son los últimos en irse.
    ...
    Gente brava, piratas del Caribe, mercenarios y ex presidiarios que llevan siglos levantando las mejores construcciones.
    Lo mejor de cada casa.

    ResponderEliminar
  3. Querido Driver:

    Me sorprende que, siendo tú un hombre de mundo, aún te irrite que, en Historia, las versiones oficiales se impongan a las reales.

    Todo acontecimiento o personaje público tiene su versión oficial y su realidad. Por ejemplo, contrastemos estas dos perspectivas fijándonos en el personaje que desde un punto de vista exclusivamente clínico, que quede claro, tanto interesa a nuestra Di: Rasputín.

    Primero, la versión oficial.

    Grigori Yefímovich Rasputín (en ruso, José Mari López Poyón; Pokróvskoye, 1869 – Petrogrado, 1916) fue, según la Historia académica, un místico que llegó a tener total ascendencia sobre los zares Nicolás II y Alejandra por, entre otras cosas, curar de hemofilia (amor a las almorranas) a Alexei, el heredero al trono de la tricentenaria disnastía Romanov.

    Según la Wikipedia, Rasputín tenía «un verbo fácil y muy ambiguo (alguien dijo que sus frases nunca constaban de ‘sujeto, verbo y predicado’, sino que siempre faltaba algún elemento)»; vamos, como el hijo de Julián pero en siberiano y al contrario, pues al madrileño siempre le redundan sujetos, verbos, predicados en los libros que escribe.

    Pero más que por su meteórica carrera política, dotes oratorias, o vida para unos disoluta y santa para otros, Rasputín ha pasado a la historia por el controvertido paradero de su nutria.

    Dicen los ignorantes que no está claro dónde fue a parar el pene de Rasputín tras su temprana muerte: que si está, como defiende el Dr. Tiovin, en el Palacio Yusupov en San Petesburgo (lugar donde mataron por primera vez a Rasputín); que si se encuentra en el Museo de la Erótica de esa misma ciudad (lugar donde mataron a Rasputín por —que se sepa— última vez), como afirma el Dr. Igor Kniazkin, director y dueño de ese prestigioso establecimiento pringoso; que si lo han visto paseándose completamente semidesnudo por la playa de la Caleta (Cádiz, España); que si en una casa de subastas en de Bonham (Texas, EE.UU); que si de la mano de Elvis Presley y Walt Disney… En fin, que siendo cientos los avistamientos, yo pregunto: ¿Por qué iba a mentir tanta gente y durante tanto tiempo? ¿No es mejor plantearse este misterio desde la lógica?

    Hablo de la lógica que aquí en Sevilla abunda y que le oí aplicar a un guía turístico a cuenta del debate sobre dónde descansan los huesos de Cristóbal Colón. Para poner en situación, recordemos que hay una tumba de Cristóbal Colón en la Catedral de Sevilla desde 1899, pero que previamente los restos estuvieron en Valladolid, en el Monasterio de la Cartuja de Sevilla, en la catedral de Santo Domingo y en La Habana.

    Pues bien, estando delante del mausoleo de Colón en la catedral de Sevilla, el guía nos contó que de siempre se ha sospechado que, malintencionadamente, en Santo Domingo exumaron otro cadáver, que fue el que, tras una escala de un tiempo en la Habana, nos enviaron.

    —Pero, entonces, ¡¿los restos están aquí o en Santo Domingo?! —Le demandé impaciente al guía.

    —Ah, mú fasil: aquí están los güesos de cuando era xico, y en Santo Domingo cuando ya de mayó.

    Y asunto zanjado. Pura lógica. Pues igual con la nutria de Rasputín.

    Me explicaré. Dicha nutria, según los reservados informes que obran o hacen caca en mi poder, medía 46 cm (descalza, sin estar de puntillas y en reposo). Sospecho (pero es una mera impresión mía basada en una autoexploración comparativa provisto de cinta métrica de 5 m) que tener semejante birria de aparato debió afectarle mucho a Rasputín y de ahí que anduviese toda la vida emasculándose el ciruelo de cuando en cuando y dejándolo, asín de una patadita, en los rincones de palacios, museos, viviendas, vías públicas, playas… En suma, que hay más penes de Rasputín por el mundo que botellines después de una Primera Comunión, con eso lo digo todo. Se acabó el misterio, la controversia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por último, y siguiendo con la versión oficial, se sabe que Rasputín dejó a su mujer e hijos para unirse a los Jlystý (flagelantes o azotados, en ruso), una secta repudiada por la iglesia ortodoxa. Dicha secta (les he llamado pero no me cogen el teléfono) mantiene que no hay mayor prueba de amor que el perdón, de ahí que cuanto más pequemos más nos tendrá que perdonar Dios, luego más nos amará. Pura lógica.

      Leo en la Wikipedia que los Jlystý «en sus asambleas se azotan con ramas o telas entorchadas; entran en comunicación con el Eterno durante sesiones de éxtasis y de trance colectivo, donde realizan bailes giratorios, se embriagan y practican una frenética actividad sexual, seguido de un arrepentimiento contrito y angustiado, de donde salen purificados».

      Pero Rasputín, listo como era, fue más allá y pensó: «Bueno, pero si no peco Dios no me tendrá que perdonar, luego no me querrá, que es lo que Él quiere.. Y ¿acaso hay peor pecado que no dejar que Dios te quiera? Entonces, ¿no pecando peco más?» Y se volvió loco, claro, y lo tuvieron que matar varias veces.

      Hasta aquí la historia “oficial”.

      ¿Cuál es la verdad? La realidad es que Rasputín, con pene o sin él, nunca existió.

      Rasputín fue, es, una figuración, la encarnación simbólica de la lucha por el poder venga del pueblo harto de sumisión, venga de la aristocracia que, apelando a su misión, quiere seguir hartándose de ventajas.

      Rasputin, además, es con pequeñas variaciones una constante en la triste historia rusa. Por eso, cuando el mundo comunista que no conoció Rasputín se cortó de ras quedó Putin.

      Eliminar
  4. Lo primero: os podría pedir que no borráseis estos comentarios? Sería mucho pedir? Más q nada por la intervención lateral de Ladrilli y Salvatoris. Gran historia de DRIVER y quienes "construyen de verdad los edificios"... piratas del caribe, mercenarios... los veo, los veo a todos!

    A ver, Lux... es q como no sé cuándo nos tomas el pelo: en serio ESA IGLESIA luego fue la harinera? Pero en serio???? Es q no tienen nada q ver! Estoy a bolos!!!! Y por qué los de getty lo llaman "Red Dwan Labs"? A mí me llenó de ilusión q en un momento fuera biblio, cine, club... qué mejor finalidad para nada q eso?

    Ahora a la nutria...


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Di, contestaré yendo punto por punto:

      1. La pega de no poder borrar es que entonces uno tendría que comedirse, y lo bueno de aquí, al menos para mí, es, abusando de tu paciencia y de la del resto de los comentaristas, poder disparatar a más no poder: fiuuu…

      2. Sí, fue una iglesia protestante (Iglesia Reformada Alemana). Puedes comprobarlo en varias páginas, pero ésta es la principal (además está muy bien ilustrada).

      Y hablando de reformas, éstas últimas desde luego fueron de alcance. Creo que para no engañarnos por la vista, lo mejor es poner una foto junto a la otra; entonces se sacan las siguientes conclusiones:

      A) Ensanchan la torre hasta, casi al triplicarla, ocupar los ábsides laterales. La nueva anchura, como se ve, supera incluso el ancho de la nave. Uno de los ábsides se elimina para convertirlo en la entrada principal, el otro se transforma en rarísima balconada de cuatro alturas.

      B) Desmochan la torre: demuelen el chapitel y el cuerpo de campanas.

      C) Las cubiertas de las naves (originalmente a un agua, o inclinadas) se eliminan y se eleva la cota de altura inferior de las mismas para sustituirlas por una cubierta plana corrida.

      D) Por lo demás, la nave, o naves, se mantiene. Se mantiene el número de vanos. Si en la fotografía tuya parece que hubiese cinco ventanales en lugar de seis es porque o bien la torre, al ser más ancha que la nave, oculta a la vista el primero de ellos, o bien porque ciegan el que quedaba a los pies de la nave (francamente, con las fotos que manejo, esto no me queda muy claro). Se mantiene también su disposición en doble altura, siendo los vanos primeros o más próximos al suelo mucho mayores. Cambia, eso sí, que al recrecer la altura de las naves para, como hemos visto, sustituir el tipo de cubierta, el espacio que se gana a lo que antes sería parte del camaranchón se cierra en fachada con una línea profusa de ventanitas (yo cuento 22).

      E) Por último, y esto despista mucho, el característico acabado de ladrillo, en ocasiones aplantillado, de la iglesia primitiva se transforma en un fingida sillería que, además, queda paramentada aquí y allá con las características esculturas tela de sóviets.

      Si se tiene en cuenta lo anterior (especialmente que se cercena la torre y se ensancha considerablemente) y se vuelve a la comparación de las fotos veremos
      la iglesia ahí, aún palmitando. Bueno, más que palpitando preguntándose taquicárdica perdía: ¡¡¿Qué ma pasao?!!

      En pelukas se puede ver un comparativo gráfico, donde pese a la diferente perspectiva de las instantáneas se comprueba lo anteriormente escrito.

      3. Lo de Red Dawn Labs también me tiene intrigado. Por lo que leí en la página de un arquitecto crimeano entendí que cuando él hablaba de Red Dawn hacía referencia a la arquitectura soviética, pero no quedaba claro. En cuanto a Labs, ni idea. De forma completa (Red Dawn Labs) sólo lo encuentro, y ocasionalmente, en páginas de Pinterest (no en Gettyimages). No sé…

      4. ¿Lo de la nutria sí se puede borrar? No sé, a mí mismo me ha hecho gracia imaginándomela tallándose descalza. Pero todo lo demás es prescindible.

      Eliminar
    2. LUX, a ver: uno por qué no puede explayarse aunque se quede? Tú crees, q a parte de mí, alguien vuelve aquí a leer nada? Te lo digo pq estos días de solaz he mirado algunos divagues viejos y me lo estaba pasando pipa ocn los comentarios, pero un tal Lux había borrad0 y era una pena... a ver, tendrás tus razones, pero q sepas q molestar a futuros lectores no es la razón.... a mí me encantaría q se quedasen, y en este caso, si quieres borrar, vale, pero dame permiso para q la investigación de la harinera la pueda dejar como appendix en el cuerpo del divague? Ya me dices...

      Lo de la nutria me parece vital q se quede :)

      Lo de la Sta Harinera ... sí, lo veo, lo veo... pero vamos, está en principio tan escondido como si uno se pone peluca y gafas de sol... muy fuerte. Agradecezco mucho esta investigación y le doy el Harinoso del Mes.

      muxu

      Eliminar
    3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    4. Fragmento de Pensamientos, Grigory Samoilovich Rayts.

      «Corren nuevos tiempos. ¿Qué hacemos con esa vulgar iglesia? Desacralizarla, ya, pero cómo. Bueno, ya sé: restémosle celestialidad a la torre: fuera aguja, fuera campanario. Y ensanchémosla.

      La torre que deje de apuntar hacia el cielo, que pase a atalaya o fortaleza de los nuevos tiempos que, como digo, por fin ya corren. Y las campanas… No hay lenguaje simbólico que valga. Fuera. Literalidad.

      Nada de planos inclinados, nada de curvas que insinúen que la realidad no es sino lo que vemos literalmente. Basta de siglos de engaño. Rotundidad.

      Nada de ladrillos afiligranados, que sea todo de terminante sillería (así sea fingida) como, insisto, los nuevos tiempos que por fin ya corren.

      Que corran, que corran, así sea, que será, para llegar pronto a otros nuevos tiempos que también caducarán».

      Eliminar
  5. Para documentarme ayer leí bastante de la nutria. Aquím podéis apreciar mi gran labor editorial q os ahorré detalles escabrosos... una de un grupo de francesas q la tuvieron décadas venerando se ha quedado en mi mente...

    Aún me estoy riendo con el número de predicados y sujetos y complementos q le sobran al hijo de Don Julián... os cuento q estoy aún en semitrauma tras la relectura de aquel párrafo q insertaste Lux, para mi recupaeración: cómo me pude leer aquel libro entero? Ah, sí, indignada.

    Lo de pecar más para q Dios te quiera más también tiene su interés... es como lo del hijo pródigo de Cesita (cuadro, quiero decir, q como ayer escribí de eso he recordado a cesi, no pq esta tenga un hijo pródigo-tal vez marido)... spr me he planteado, joer el hno mayor queda fatal, pero no llevaba su parte de razón? Matemos al carnero cebado! Ale!!! Y el otro el pobre ahí ... no sé. Los caminos del senior son inexcrutables-y con eso se apania todo.

    Me voy a divagar los dos últimos dias rusos y os dejo en paz, venga

    hugs

    di

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hasta ahora lo veo! (estoy poniéndome al día a marchas forzadas) El problema con el hijo mayor, Di, no es que no lleve parte de razón, es que no concibe el perdón por un lado, y por otro que, como se cree que lo hace todo bien, no tiene ninguna posibilidad de rectificar. Es un tío de moral victoriana que cree que lo importante es aparentar ser bueno y mirar a los otros con la nariz tapada. Es como el príncipe Hal de Enrique IV: un gilipollas. Es una fábula para intentar ser como el padre, y si no, como el pequeño, que tiene corazón aunque no tenga cabeza. Os dejo que aún me quedan por leer como tres posts.

      Eliminar
    2. CESI!! gran paciencia pq esto hasta me lo has explicado tú a veces, y lo entiendo, ocn la cabeza lo entiendo...pero también lanzar o tirar o romper o saltar una lanza por los q spr están ahí, tal vez mediocres, tal vez sin imaginación, tal vez ruines q no les da para más. Pero q se vea q sé por dónde va la parábola...Ñ)

      xx di

      Eliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.